Home
Google Scholar
 Nothing psychological is strange to us
III Congreso Nacional de Psicología - Oviedo 2017
Universidad de Oviedo

 

Aviso Legal

SELECTED ARTICLE

Psicothema

ISSN Paper Edition: 0214-9915  

1998. Vol. 10, nº 3 , p. 725-735
Copyright © 2014


Print View PDF  

  

LA MEDICIÓN EMPÍRICA DEL NARCISISMO

 

José María García Garduño y José Francisco Cortés Sotres

Universidad Iberoamericana, Instituto Mexicano de Psiquiatría

El propósito de este estudio fue explorar las características psicométricas del cuestionario Narcissistic Personality Inventory (NPI), versión española. Participaron 94 profesores, 60 hombres y 34 mujeres, de una institución universitaria privada localizada en la región central de México. Se empleó la versión de 40 ítems del NPI. El análisis de resultados se realizó a través del análisis de consistencia interna del NPI por medio del coeficiente Alfa de Cronbach; la discriminación de ítems por medio del método de Johnson (1951); la validez de constructo se llevó a cabo por medio de análisis factorial interescalas por componentes principales con rotación varimax; se empleo el contraste z para comparar las medias de las escalas del NPI de la muestra normativa de Raskin y Terry (1988) con las obtenidas en este estudio. Los resultados indican que la versión del NPI en español presenta características psicométricas semejantes a su versión en inglés. Se concluye que el NPI puede ser un instrumento recomendable para medir narcisismo en poblaciones hispanohablantes normales. Sin embargo, los autores sugieren la realización de estudios posteriores con el fin de confirmar sus características psicométricas en español.

The measurement of Narcissistic Personality. The purpose of this study was to explore the psychometric characteristics of the Narcissistic Personality Inventory (NPI) in its Spanish version. Ninety four instructors (60 men and 34 women) of a private Mexican college completed the NPI (Raskin y Terry, 1988). Analysis of results included Cronbach’s alpha coefficient and interscale item analysis (Johnson. 1951); construct validity was explored by principal component analysis and varimax rotation; in addition, the NPI overall mean for each component of the English and Spanish version was compared through a zx for independent samples. Results suggest the NPI might be a recommendable measure to assess narcissism in Spanish-speaking normal populations. Yet, further studies using larger samples and inter-item factorial anlysis are needed to verify its psychometric characteristics in Spanish-speaking populations.

 
Print

View PDF

Correspondencia: José María García Garduño
Departamento de Educación y Desarrollo Humano
Universidad Iberoamericana
01210 México, D.F.
E-mail: josemaria.garcia@uia.mx

 

Aunque el narcisismo ha capturado la atención de diversos autores desde el siglo XIX (Akhtar y Thomson, 1982), fue a partir de la obra de Freud (1979) que el estudio de fenómeno ha estado consistentemente presente en la literatura psicológica. Durante las dos últimas décadas los estudios sobre el narcisismo se han incrementado a un ritmo vertiginoso. El índice del Psychological Abstracs (Psyclit) registró más de 1000 artículos relacionados con el narcisismo durante el período 1974-1989 y más de 700 durante 1990-1996 (American Psychological Association, 1989 y 1996). A pesar de la profusión de publicaciones, la investigación empírica sobre el narcisismo es relativamente reciente. Algunos autores (Auerbach, 1984) consideran que este fenómeno psicológico contemporáneo es equiparable a lo que fue la represión en la era Freudiana. Tal vez el interés creciente por el narcisismo tenga que ver con el hecho de que es una dimensión de la personalidad que es, relativamente, independiente de la raza y cultura a la que pertenece el individuo (Fine, 1986; Muller, 1987) y que la sociedad occidental es cada vez más narcisista (Lasch, 1978).

Podría afirmarse que desde Freud existe un acuerdo relativo en la caracterización del narcisismo. Las diferencias entre las principales aproximaciones teóricas contemporáneas difieren básicamente en su etiología, dinámica y tratamiento (Buss y Craik,1983; Emmons, 1987). Para Kernberg (1993; 1987) el narcisismo está vinculado con el desarrollo libidinal del sujeto; su etiología se explica por el abandono o rechazo de los padres. Kohut (1977; 1990a; 1990b) se aparta de las etapas del desarrollo libidinal freudiano y considera que el narcisismo y el desarrollo del sí-mismo son elementos de un mismo proceso; el narcisismo patológico se observa en un sí-mismo defectuoso el cual tiene su origen en los bloqueos que obstaculizan el desarrollo del infante; tales bloqueos están relacionados con una falta de respuesta emocional por parte de los padres; especialmente una falta de empatía de la madre. La postura de aprendizaje social del narcisismo de Millon (1981), uno de los principales miembros de la comisión encargada de la elaboración del DSM-III y de realizar el borrador de este trastorno de personalidad, se aleja de las posturas libidinales y objetales de Kenberg y Kohut; el autor considera que el narcisismo tiene su origen en la poco realista sobrevaloración por los padres de los méritos del niño lo cual crea una autoimagen inflada que no puede ser sostenida en el mundo externo.

La inclusión del narcisismo como trastorno de personalidad en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales en 1980 (American Psychiatric Association, 1983) no sólo reflejó la importancia de este trastorno, sino también el consenso alcanzado en su caracterización. El DSM-III caracteriza al trastorno de personalidad narcisista como:

Un sentimiento grandioso de autoimportancia o peculiaridad, fantasías de éxito ilimitado, necesidad exhibicionista de atención y admiración constantes, respuestas características a las amenazas a la propia estima y alteraciones características de las relaciones interpersonales, del tipo de sentimientos de pretensión y de explotación interpersonal; relaciones que oscilan entre un exceso de idealización y devaluación, y falta de empatía (p. 330)

A pesar de que en esta caracterización se considera al narcisismo como trastorno de personalidad, varios de los instrumentos de medición y la mayor parte de la investigación empírica realizada, se ha encaminado a medir esta dimensión como un rasgo y no necesariamente como trastorno de la personalidad. Se ha justificado el empleo de la nosología psiquiátrica para poblaciones normales puesto que se considera que la anormalidad es un continuo de la normalidad. Las conductas del trastorno narcisista de la personalidad son formas extremas que se manifiestan en menor medida en individuos normales (Raskin y Hall, 1981). No obstante la creciente atención internacional que se le ha dado al desarrollo de nuevos instrumentos para medir el narcisismo y a su investigación empírica, la investigación empírica sobre narcisismo con poblaciones hispanohablante es virtualmente ausente. La revisión de la literatura realizada indicó que se ha llevado a cabo un estudio empírico. García (1991) examinó la relación entre narcisismo y efectividad docente en 45 profesores universitarios mexicanos del sexo masculino. Los instrumentos empleados fueron el Cuestionario de Personalidad Narcisista (NPI; en inglés Narcissistic Personality Inventory) y los cuestionarios de evaluación de los profesores por los estudiantes. En este estudio el NPI presentó una fiabilidad de .80. Los hallazgos del estudio indican que las escalas de Superioridad y Explotación guardan una relación positiva con la efectividad docente, mientras que las de Pretensión y Autosuficiencia muestran una relación negativa. Sin embargo, el tamaño de la muestra fue pequeño y no incluyó participantes del sexo femenino. Asimismo la administración del NPI a los participantes se realizó de manera grupal.

El propósito del presente estudio fue analizar las características psicométricas del Narcissistic Personality Inventory (NPI) en su versión española en una muestra de mayor tamaño que incluyó a participantes del sexo femenino y bajo una administración individual del instrumento.

La Medición del Narcisismo

El narcismo es un constructo psicológico complejo difícil de medir (Mullins y Kopelman, 1988). Antes de la década de los los ochenta los avances logrados en la medición e investigación sobre el narcisismo fueron escasos (Emmons,1987). Los pocos estudios realizados emplearon fundamentalmente técnicas proyectivas, el TAT y el Rorschach, como instrumentos de investigación. La inclusión por el DSM-III del trastorno de personalidad narcisista significó un consenso tácito entre las principales posturas teóricas que explican este fenómeno. Tal consenso aceleró el desarrollo de este tipo de instrumentos (Raskin y Hall, 1979).

El Desarrollo del Inventario de Personalidad Narcisista (NPI)

El NPI es el instrumento más ampliamente validado y que más atención ha recibido en la investigación empírica sobre narcisismo en poblaciones normales; una parte sustantiva de la investigación realizada ha usado el NPI. El objetivo fundamental del NPI no es medir el narcisismo como trastorno de personalidad, sino investigar en que grado los individuos difieren en narcisismo como rasgo de personalidad. Sin embargo, los individuos con trastorno de personalidad narcisista obtienen puntajes más altos en este cuestionario Raskin y Hall (1979).

El desarrollo del NPI comenzó en 1979 (Raskin y Hall, 1979); inicialmente los autores desarrollaron un «pool» de 223 ítems diádicos de elección forzada los cuales fueron aplicados a 71 estudiantes universitarios. Después del análisis de ítems, el instrumento quedó conformado por una muestra final de 80 ítems la cual obtuvo una fiabilidad por mitades de .80. Los 80 ítemes fueron divididos en dos formas, A y B. Los diversos estudios realizados confirman la validez del NPI y su utilidad en la investigación psicológica.

Validez del NPI

El primer estudio fue realizado por los autores del instrumento (Raskin y Hall, 1980); utilizaron una versión de 81 ítems del NPI y el Test Barron de Equivalentes Simbólicos, instrumento que mide creatividad. Los autores encontraron una correlación pequeña (.25), pero significativa entre creatividad y narcisismo. En otro estudio realizado por los mismos autores (Raskin y Hall, 1981) el NPI presentó una fiabilidad de .72 usando formas paralelas de 40 ítems cada una, aplicadas durante un intervalo de ocho semanas. Estos autores también encontraron una correlación positiva del NPI con las escalas de Extroversión y Psicotismo del Cuestionario de Personalidad de Eysenck y negativa con la escala de la Mentira del mismo instrumento; los resultados confirmaron la validez de construcción del instrumento. Posteriormente se desarrollaron dos versiones del instrumento, la de 54 ítems y una versión más corta de 40 ítems; esta dos versiones son las que se han empleado en la investigación.

Desarrollo de la Versión de 54 ítems

Un paso decisivo para la validación del NPI fue el desarrollo versiones más cortas. El año 1984 fue uno de los más prolíficos en estudios que confirmaron la validez del NPI. Auerbach (1984), basado en un estudio previo realizado por él mismo, el NPI obtuvo un coeficiente de fiabilidad de .83 para la versión de 54 ítems y de .85 para la versión de 40 ítems. Este autor encontró que el NPI no correlaciona con la Escala de Deseabilidad Social de Marlowe-Crowne, pero en cambio correlaciona significativamente con la Escala de Narcisismo del Inventario Clínico Multiaxial de Millon (MCMI; acrónimo en inglés). Priftera (1984), en una muestra de pacientes psiquiátricos confirmó la correlación significativa con varias escalas del MCMI; como se esperaba, la más alta correlación (.66) fue con la escala de narcisismo. Emmons (1981), aplicó a 54 estudiantes universitarios la versión de 54 ítems del NPI y la Escala de Búsqueda de Sensaciones de Zuckerman; el autor encontró que el NPI correlaciona significativamente con las escalas de desinhibición, de búsqueda de sensaciones y de susceptibilidad al aburrimiento.

Una investigación crucial para la validez de la versión de 54 ítems del NPI fueron los tres estudios de Emmons (1984). En general, los resultados de los tres estudios indicaran que el NPI posee validez de constructo. Otros hallazgos importantes fueron que las conductas que refleja el NPI son públicamente observables por personas comunes y corrientes. El análisis factorial reveló que el NPI no es un constructo unitario, sino que consiste de cuatro factores significativos: Explotación/Pretensión ( (11 ítems), Liderazgo/Autoridad (9 ítems), Superioridad/Arrogancia (12 ítems) y Autoabsorción/ Autoadmiración (10 ítems). De acuerdo con el autor, el primer factor (Explotación/Pretensión) está relacionado con los aspectos patológicos del narcisismo. Estos factores reflejan la caracterización del narcisismo en el DSM-III. Emmons (1987) replicó el estudio anterior y confirmó la existencia de los cuatro factores antes señalados y que el factor Explotación/Pretensión correlacionó con otras medidas de narcisismo patológico.

Nuevas evidencias de la validez del NPI fueron aportadas por Watson, Grisham, Trotter, y Biderman (1984); estos autores encontraron que la empatía correlaciona negativamente con el narcisismo; hallazgo que confirmó la caracterización de la personalidad narcisista del DSM-III. El factor Explotación/Pretensión fue el que obtuvo la correlación más alta lo cual confirmó la hipótesis de Emmons de que este factor es el que refleja los aspectos desadaptativos del narcisismo. Los hallazgos de Biscardi y Schill (1985) indican que existe una correlación positiva, pequeña pero significativa, entre las puntuaciones del NPI y maquievelismo y negativa con algunas escalas de empatía.

Desarrollo de la la Versión de 40 ítems

La investigación que generó la versión de 40 ítems, utilizada en el presente estudio, fue desarrollada por Raskin y Terry (1988); los autores examinaron la validez interna y externa del NPI en tres estudios. En el primero exploraron la estructura interna de las respuestas de 1018 estudiantes, por medio de un análisis de componentes principales y de correlaciones tretacóricas con la versión de 54 ítems. Después de varios análisis de los componentes principales, se encontró que 40 ítems reflejaban de mejor manera el constructo; se identificaron siete componentes de primer orden: Autoridad, Exhibicionismo, Superioridad, Vanidad, Explotación, Pretensión y Autosuficiencia; estos factores explicaron 52% de la varianza. Los autores mencionan que aunque la evidencia provista por este estudio indica que el NPI mide un constructo general y siete componentes; permanece como pregunta empírica por investigar si el constructo general y los componente reflejan el comportamiento narcisista. La correlación entre la versión de 40 ítems y al de 54 fue de .98; es decir, la reducción de de ítems no implicó una pérdida significativa en la fiabilidad del instrumento.

En el segundo estudio realizado por los mismo autores corroboró la validez de construcción del NPI. Los sujetos fueron 57 estudiantes de la Universidad de California en Berkeley a quienes se les aplicó el NPI y se sometieron a una evaluación de su personalidad por expertos del Instituto de Evaluación de la Personalidad de esa Universidad. Los resultados de estos estudios confirmaron que el constructo que mide el NPI es narcisismo; las observaciones de los jueces correlacionaron significativamente con los instrumentos; altas puntuaciones en el NPI indican que los sujetos son extravertidos, dominantes, exhibicionistas, agresivos, impulsivos, centrados en si mismo, autoindulgentes, satisfechos consigo mismos y no conformistas. Esta descripción es congruente con aquellas que se esperan de manifestaciones no clínicas del narcisismo. Las correlaciones entre los jueces y el NPI fueron semejantes a las encontradas por Emmons (1984). Asimismo la evaluación de los jueces provee evidencia substancial y clara de la validez de los componentes de Autoridad y Exhibicionismo, así como alguna evidencia de la validez del resto de los componentes.

Este mismo estudio indica que las características principales asociadas con cada uno de los componentes del NPI parecen ser las siguientes: Autoridad está asociado con dominancia, asertividad, liderazgo, criticidad y autoconfianza; Exhibicionismo con búsqueda de sensaciones, extraversión y falta de control de impulsos; Explotación con rebeldía, inconformidad, hostilidad y falta de consideración y tolerancia hacia otros; Pretensión con ambición, necesidad de poder, dominancia, hostilidad, dureza y falta de autocontrol y tolerancia hacia otros; Autosuficiencia con asertividad, independencia, autoconfianza y necesidad de logro. Aunque los componentes de Vanidad y Superioridad produjeron pocas correlaciones con los instrumentos empleados, Vanidad parece asociarse con la creencia de que uno es físicamente atractivo y por ser atractivo ante los demás. Superioridad esta asociado con características tales como capacidad para tener estatus, presencia social, autoconfianza e inflación del ego. A pesar de los prometedores resultados, los autores (Raskin y Terry, 1988) consideran que el NPI no refleja todos los temas psicológicos y dimensiones del comportamiento que son inherentes al narcisismo.

Método

Participantes

Participaron en este estudio 94 profesores universitarios, de tiempo completo y parcial de nivel, licenciatura de las áreas de ciencias sociales, ingeniería administración y diseño gráfico de una universidad privada de aproximadamente 2, 000 estudiantes, localizada en la centro de la República Mexicana. Los sujetos fueron 60 hombres y 34 mujeres; el promedio de edad de los hombres era de 38.3 años (DS= 8.97)) y el de las mujeres de 33.72 años (DS=9.02 ). El promedio de experiencia docente de los hombres era 7.95. años (DS= 5.85) y las mujeres de 4.97 años (DS=4.21).

Procedimiento

A todos los participantes se les aplicó el formato de 40 ítems del NPI (Raskin y Terry, 1988) en su versión traducida al español; la traducción fue realizada por dos psicólogos bilingües de la Universidad Iberoamericana y fue la misma empleada por García (1991). El NPI está integrado por siete escalas: 1) Autoridad, 2) Exhibicionismo, 3) Superioridad, 4) Pretensión (Entitlement), 5) Explotación, 6) Autosuficiencia y 7) Vanidad.

A los participantes se les informó del propósito del estudio; su participación fue voluntaria. El cuestionario se administró individualmente en las instalaciones de la institución universitaria por dos asistentes previamente capacitados. El NPI fue calificado conforme a los criterios proporcionados por los autores del instrumento.

Análisis de Resultados

Se obtuvo para cada uno de los participantes un dato por escala. A cada una de las escalas se le calculó su consistencia interna por medio del coeficiente alfa de Cronbach, la media y la desviación estándar. La media de cada escala se compararon con las de la muestra normativa de Raskin y Terry (1988) a través de un contraste z para muestras independientes. Con el fin de analizar la discriminación de los ítems, agrupados por escala, se obtuvo la media y la varianza de los grupos extremos de la población -27% superior y 27% inferior-, según el criterio de Johnson (1951) y fueron contrastados por medio de la t de Student; la consistencia interna interescalas se calculó utilizando el coeficiente alfa de Cronbach. Se realizó un análisis factorial interescalas por el método de componentes principales con rotación varimax.

Se optó por realizar un análisis interescalas y no de reactivos por las siguientes razones: a) la construcción del NPI se basó en la caracterización del trastorno de personalidad narcisista descrito en el DSM-III por lo que las siete escalas del cuestionario guardan una estrecha correspondencia con la descripción del trastorno en el DSM-III; b) existen estudios que corroboran la validez de caracterización en el DSM-III de este trastorno de personalidad narcisista ( por ejemplo, Ronningstam y Gunderson, 1990; Dowson, 1992), por lo que los autores del presente estudio no consideraron pertinente cuestionar la caracterización del DSM-III y c) dado el tamaño de la muestra, el presente estudio es de carácter exploratorio y no buscó hacer una normalización del NPI en su versión española.

Resultados

La tabla 1 muestra la fiabilidad, medias y desviaciones estándar de las siete escalas y la comparación de los puntajes a través del contraste z para muestras independientes de la versión española y la muestra normativa del NPI (Raskin y Terry, 1988). La fiabilidad de la versión española (.72) fue ligeramente menor que la de la versión inglés (.83). En general, las medias y desviaciones estándar obtenidas para la versión española fueron relativamente semejantes a las de Raskin y Terry (1988). Las escalas donde se observó diferencias significativas fueron Autoridad, Superioridad, Autosuficiencia y Vanidad. Los profesores presentaron puntuaciones más altas en Autoridad y Autosuficiencia; en cambio los estudiantes de esa muestra normativa se sienten significativamente más superiores, y vanidosos que los profesores. La Tabla 2 muestra la intercorrelación entre las escalas obtenidas; se puede observar que las intercorrelaciones de la versión española del NPI son similares a las de la versión en inglés.

En relación con la discriminación de los reactivos escala por escala, se encontró que todas las escalas discriminan bien, cuando son sumadas. En la escala 1 Autoridad sólo el ítem 1 presentó baja discriminación (t= 1.85); en general, independientemente de su nivel de autoridad, los participantes aceptaron tener habilidad para influir en los demás. En la escala 2 Exhibicionismo, 3 Superioridad y 4 Pretensión, todos lo ítems presentaron buena discriminación; destacaron los ítems 30 (t= 24.49) «Realmente me gusta ser el centro de la atención», el 26 (t=11.46) «Los halagos me apenan» y el 25 (t= 11.46) «No me quedaré satisfecho hasta que reciba lo que merezco», respectivamente. En la escala 5 Explotación sólo el ítem 23 presentó baja discriminación (t= 2.5) «A veces cuento buenas anécdotas». En la escala 6 Autosuficiencia, el ítem 39 « Soy más capaz que los demás» presentó discriminación nula (t= 0.00); debido a ello, esta escala obtuvo baja consistencia (Tabla 1). Finalmente, la escala 7 Vanidad-integrada por sólo tres reactivos- el ítem 15 obtuvo baja discriminación (t= 2.18) «Me gusta exhibir mi cuerpo».

La Tabla 3 presenta el análisis factorial de componentes principales interescalas. El criterio para extraer los factores fue que los valores propios fueran igual o mayores que uno. Dos factores emergieron los cuales explican el 55% de la varianza. En el primero, y más importante, explica el 38.6% de la varianza total; está integrado por las escalas de Autoridad, Exhibicionismo, Superioridad y Pretensión. El segundo factor explica 16.4% de la varianza, menos de la mitad de la explicada por el factor I, y está conformado por las escalas de Autosuficiencia y Explotación.

Discusión

En general, a pesar del tamaño reducido de la muestra y que la población participante en el presente estudio es diferente, en términos de edad, cultura y ocupación, a la muestra normativa de Raskin y Terry (1988), el comportamiento del NPI en español es relativamente similar a la de su versión en inglés. Ello se infiere de la similitud en las intercorrelaciones entre escalas en ambas versiones, así como en su fiabilidad.

Asimismo las diferencias significativas en cuatro de las siete escalas entre la muestra normativa y la del presente estudio, pueden confirmar la validez de constructo del NPI, puesto que son las esperadas entre dos tipos de poblaciones diferentes en edad y estatus social. Los profesores, por las mismas características de su profesión, obtuvieron puntajes más altos en autoridad y autosuficiencia que los estudiantes. En cambio los estudiantes manifiestan mayores puntajes en superioridad, y vanidad que los profesores. De acuerdo con Raskin y Terry (1988) las diferencias encontradas significan que los profesores son más dominantes, asertivos, críticos y con mayor capacidad de liderazgo, independencia y autoconfianza que los estudiantes. Los estudiantes se sienten con más estatus y presencia social y físicamente más atractivos que los profesores. Posiblemente las diferencias entre los estudiantes de la muestra de Raskin y Terry (1988) y la de los profesores del presente estudio también se deban a las posibles diferencias culturales entre las poblaciones de México y los Estados Unidos.

Un limitación del presente estudio fue que la varianza explicada por los dos factores identificados (55%) está basada en una matriz de correlaciones entre escalas y no es comparable con el estudio citado de Raskin y Terry que identificó siete factores por medio de una matriz de correlaciones de ítems. Aunque en este estudio se asumió que los siete componentes del NPI no requieren validarse en la versión española debido a que forman parte de la caracterización del trastorno narcisista de personalidad en el DSM-III, parecería conveniente que se realizaran estudios posteriores para confirmar su estructura factorial, fiabilidad y la discriminación de los reactivos del cuestionario. A pesar de estas limitaciones y de que algunos reactivos del NPI presentaron baja discriminación, los resultados indican que el NPI puede ser un instrumento recomendable para la investigación empírica sobre narcisismo en poblaciones hispanohablantes.

Apéndice

Narcissistic Personality Inventory1 (NPI)

Escala I, Autoridad

1.Tengo habilidad para influir en los demás.
No soy bueno (a) para influir en los demás.

8. Yo, tendré éxito.
Ser exitoso no me preocupa demasiado.

10. No estoy seguro de si pudiera ser un buen líder.
Me veo a mi mismo como un buen líder.

11. Soy asertivo2 (defender o declarar con firmeza opiniones o derechos aunque no vayan de acuerdo con los demás).
Desearía ser más asertivo de lo que soy.

12. Me gusta tener autoridad sobre los demás.
No me incomoda recibir órdenes.

32. Ser autoridad no me significa gran cosa.
Los demás parecen siempre reconocer mi autoridad.

33. Preferiría ser líder.
Me da casi lo mismo ser líder que no serlo

36. Soy líder natural (nato).
El liderazgo es una cualidad cuyo desarrollo requiere de mucho tiempo.

Escala II, Exhibicionismo

2. La modestia no me sienta bien, no va conmigo.
Soy esencialmente una persona modesta.

3. Haría casi cualquier cosa si me retaran a hacerla.
Tiendo a ser una persona más o menos precavida.

7. Prefiero ser uno del montón.
Me gusta ser el centro de la atención.

20. Procuro no ser un presumido.
Tiendo a presumir si tengo oportunidad de hacerlo.

28. No me interesan mucho las nuevas modas y tendencias.
Me gusta iniciar las nuevas modas y tendencias.

30. Realmente me gusta ser el centro de atención.
Me incomoda ser el centro de atención.

38. Me disgusta cuando la gente no se fija en mi cuando salgo en público.
No me molesta no sobresalir cuando salgo en público.

Escala III, Superioridad

4. En ocasiones cuando la gente me halaga, me siento apenado.
Sé que soy capaz puesto que todo el mundo me lo repite.

9. No soy ni mejor ni peor que la mayoría de las personas.
Considero que soy una persona especial.

26. Los halagos me apenan.
Me gusta sentirme halagado.

37. Me gustaría que alguien escribiese mi biografía algún día.
No me gusta que la gente se meta en mi vida por ningún motivo.

40. Soy como los demás.
Soy una persona extraordinaria.

Escala IV, Pretensión (Entitlement)

5. La idea de gobernar el mundo me asusta, a más no poder.
Si yo gobernara el mundo, éste sería un lugar mucho mejor.

14. Insisto en recibir el respeto que merezco.
Generalmente obtengo el respeto que merezco.

18. Sólo deseo ser razonablemente feliz.
Quiero llegar a ser alguien a los ojos del mundo.

24. Espero mucho de los demás.
Me gusta hacer cosas para los demás.

25. No me quedaré satisfecho hasta que reciba todo lo que merezco.
Acepto las cosas como van llegando.

27. Tengo una fuerte voluntad de poder.
El poder por si mismo no me interesa.

Escala V, Explotación

6. Generalmente soy capaz de exponer mis razones de modo que pueda salir de cualquier aprieto.
Trato de asumir las consecuencias de mi conducta.

13. Me es fácil manipular a las personas.
Me disgusta cuando me sorprendo manipulando a las personas.

16. La gente para mi es como un libro abierto.
En ocasiones me es difícil entender a la gente.

23. A veces cuento buenas anécdotas.
Todo el mundo le gusta escuchar mis anécdotas.

35. En ocasiones, la gente cree lo que yo le digo.
Soy capaz de lograr que los demás crean cualquier cosa que yo les diga.

Escala VI, Autosuficiencia

17. Si me siento competente, estoy dispuesto a asumir la responsabilidad que implica la toma de decisiones.
Me gusta asumir la responsabilidad de tomar decisiones.

21. Siempre sé lo que estoy haciendo.
En ocasiones no estoy seguro de lo que estoy haciendo.

22. A veces dependo de la gente para hacer las cosas.
Rara vez dependo de alguien para hacer las cosas.

31. Puedo vivir mi vida de la manera que yo desee.
La gente no siempre puede vivir su vida como la desea.

34. Voy a ser una gran persona.
Espero llegar a ser exitoso.

39. Soy más capaz que los demás.
Hay mucho que aprender de los demás.

Escala VII, Vanidad

15. No tengo un especial gusto en exhibir mi cuerpo.
Me gusta exhibir mi cuerpo.

19. Mi cuerpo no es algo fuera de lo común.
Me gusta ver mi cuerpo.

29. Me gusta verme en el espejo.
No tengo particular interés por verme en el espejo

Notas

1 Versión española, reproducida con permiso del autor; los ítems están agrupados por escala; el número de la derecha corresponde al número de ítem en el cuestionario original.

El permiso para emplear el NPI con fines de investigación debe ser solicitado directamente al autor: «Robert Raskin, Ph. D. Director, Tulsa Institute of Behavioral Sciences, 1620 East 12th Street, Tulsa, Oklahoma 74120»

2 La definición de asertividad no está incluida en la versión original en inglés; fue agregada por los autores del estudio y los traductores con el fin de hacer comprensible este anglicismo a una población más amplia.


Akhtar, S. & Thomson, J.A. (1982). Overview: Narcissistic personality disorder. American Journal of Psychiatry, 139, 12-20.

American Psychiatric Association (1984). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales ( DSM-III). México: Masson. (Orig. 1980)

American Psychological Association (1989). PsycLit journal articles 1974-1989 database (2 discs) Sausalito, California: SilverPlatter.

American Psychological Association (1996). PsycLit journal articles 1990-1996 database. Sausalito, California:

Auerbach, J. (1984). Validation of two scales for narcissistic personality disorder. Journal of Personality Assessment, 48, 649-653.

Biscardi, D., & Schill, T. ( 1985). Correlations of Narcissistic traits with defensive style, Machiavellianism, and Empathy. Psychological Reports,57, 354.

Buss, D., & Craik,K. (1983). The act frequency approach to personality. Psychological Review, 90 105-126.

Dowson, J. H. (1992). DSM-III-R narcisistic personality disorder evaluated by patient’s and informant’s self report questionnaries: Relationships with other personality disorders and a sense of entitlement as an indicator of narcissism. Comprehensive Psychiatry, 33, 397-406.

Emmons, R. A. (1981). Relationship between narcissism and sensation seeking. Psychological Reports, 48, 247-250.

Emmons, R. A. (1984). Factor analysis and construct validity of the Narcissistic Personality Inventory. Journal of Personality Assessment, 48, 291-300.

Emmons, R. A. (1987). Narcissism: Theory and measurement.Journal of Personality and Social Psychology, 52, 11-17.

Fine, R. (1986) Narcissism,the self and the society. New York: Columbia University Press.

Freud, S. (1979). Introducción al narcisismo. Buenos Aires: Amorrortu. (Orig. 1914)

García, J. M. (1991). Narcissism and teaching effectiveness in college teachers. (Doctoral dissertation, Ohio University, 1991). Dissertation Abstracts International,52 , A5208.

Johnson, A. P. (1951). Note on suggested index of item validity: The U-L index. Journal of Educational Psychology,42, 499-504.

Kernberg, O. (1987). Trastornos graves de la personalidad México: Manual Moderno. (Orig. 1984).

Kernberg, O. (1993). Desórdenes fronterizos y narcisismo patológico. México: Paidós. (Orig. 1975).

Kohut, H. (1977). Análisis del self. Buenos Aires: Amorrortu. (Orig. 1971).

Kohut, H. (1990a). ¿Cómo cura el análisis? México: Paidós. (Orig. 1984).

Kohut, H. (1990b). La restauración del sí-mismo. México: Paidós (Orig. 1977).

Lasch, C. (1978) The culture of narcissism. New York: W.W. Norton and company.

Millon, T. (1981). Disorders of Personality DSM-III: Axis II. U.S.A.: John Wiley & Sons, Inc.

Muller, R. J. (1987) The marginal self . Atlantic Highlands, Nueva Jersey: Humanities Press International

Mullins, L.,& Kopelman, R. (1988). Toward an assessment of the construct validity of four measures of narcissism. Journal of Personality Assessment,52, 610-625.

Prifitera, A., & Ryan, J. ( 1984). Validity of the Narcissistic Personality Inventory( NPI ) in a psychiatric sample.Journal of Clinical Psychology, 40, 140-142.

Raskin, R., & Hall, C. (1979). A Narcissistic Personality Inventory. Psychological Reports.,45, 590.

Raskin, R. (1980). Narcissism and creativity: Are they related. Psychological Reports, 46, 55-60.

Raskin, R.,& Hall, C. (1981) The Narcissistic Personality Inventory: Alternate form reliability and further evidence of construct validity. Journal of Personality Assessment,45, 159-162.

Raskin, R., & Terry, H. (1988). A principal- components analysis of the Narcissistic Personality Inventory and further evidence of its construct validity. Journal of Personality and Social Psychology,54, 890-902.

Ronningstam, E. & Gunderson, J. (1990).Indentifying criteria for narcissistic personality disorder. American Journal of Psychiatry, 147, 918-922

Watson, P., Grisham, S., Trotter, M.,& Biderman, M.(1984). Narcissism and empathy: Validaty evidence for the Narcissistic Personality Inventory. Journal of Personality Assesment, 48, 301-307.

Aceptado el 27 de marzo de 1998

Home Search Contact Home
                            
View Tabla 1 :
[In this window]
[See in a new window]
 
    Tabla 1. Comparación de Medias, y DesviacionesEstándar de la Muestra de Profesores y la Muestra Normativa de Raskin y Terry.
                            
View Tabla 2 :
[In this window]
[See in a new window]
 
    Tabla 2. Comparación entre las Intercorrelaciones de las Escalas del NPI del Presente Estudio y la Muestra Normativa.
                            
View Tabla 3 :
[In this window]
[See in a new window]
 
    Tabla 3. Análisis Factorial de las Escalas del NPI por el Método de Componentes Principales.