Home
Google Scholar
 Nothing psychological is strange to us
III Congreso Nacional de Psicología - Oviedo 2017
Universidad de Oviedo

 

Aviso Legal

SELECTED ARTICLE

Psicothema

ISSN Paper Edition: 0214-9915  

1999. Vol. 11, nº 1 , p. 237-238
Copyright © 2014


Print View PDF  

  

EN MEMORIA DE VIKTOR FRANKL, EL PSIQUIATRA DEL SENTIDO DE LA VIDA

 

Ángel García Prieto

Centro Médico, Oviedo

REVISION DE LIBROS / BOOK REVIEW

El día 2 de septiembre de 1997 falleció en Viena, ciudad que le había visto nacer en 1902, el psiquiatra, filosofo y profesor universitario Viktor Emil Frankl después de haber coronado una brillante carrera con la dirección de la sección de neurología del Policlínico de Viena, su cátedra de Logoterapia en la Universidad de S. Diego de California, más de veinte doctorados honoris causa y una treintena de libros publicados.

 
Print

View PDF

Revisado por:
Ángel García Prieto
Centro Médico, Oviedo

 

El día 2 de septiembre de 1997 falleció en Viena, ciudad que le había visto nacer en 1902, el psiquiatra, filosofo y profesor universitario Viktor Emil Frankl después de haber coronado una brillante carrera con la dirección de la sección de neurología del Policlínico de Viena, su cátedra de Logoterapia en la Universidad de S. Diego de California, más de veinte doctorados honoris causa y una treintena de libros publicados.

Iniciado en la enseñanza y práctica del psicoanálisis freudiano, pasa posteriormente a cultivar las doctrinas más abiertas de la psicología individual de Alfred Adler y llegar a elaborar una concepción aún más trascendente de la idea del hombre y de las posibilidades diagnósticas y curativas de la psicoterapia, creando la escuela y el sistema denominado Logoterapia.

Se doctora en Medicina en 1930 y se especializa en Neurología y Psiquiatría seis años más tarde. En 1949 obtuvo el doctorado en Filosofía, con la publicación de su libro Der undebingte Gott. Previamente había sufrido, por su condición de judío, la amarga experiencia de los campos de concentración nazis de Auschwitz y Dahau, entre los años 1942-45. Es precisamente de esta vivencia personal de donde arranca parte de su concepción del hombre y su psicología, expresada de un modo muy ponderado y maduro en el libro que quizá ha tenido más fama y trascendencia, titulado Un psicólogo en el campo de concentración (editado por primera vez en Buenos Aires, en 1952). Su prólogo le servía para hacer recapacitar sobre la esperanza en el ser humano, diciendo: «a pesar de todo, hay que decir sí a la vida». A este libro le siguieron otros muchos que han ido completando su concepción de la Logoterapia, de los que se pueden destacar algunos publicados en español: La idea psicológica del hombre; Teoría y terapia de las neurosis; Psicoanálisis y existencialismo; La psicoterapia era la práctica médica; El hombre incondicionado, etc.).

La Logoterapia por él creada se basa en la idea de que «el hombre es un ser que no está dominado por el principio del placer ni por su voluntad de hacerse valer, sino dirigido por una voluntad de significado, es decir, por la necesidad de encontrar un sentido a su propia vida». Se trata de una terapia existencial, con una idea trascendente y espiritual, de enorme utilidad práctica en muchos casos de neurosis y trastornos psíquicos dominados por conflictos y frustraciones en los que el paciente no encuentra el sentido de su vida y su angustia. La logoterapia es también una concepción que, en medio de otras muchas, ha ayudado a desarrollar una idea del hombre enfermo que no pierde la libertad y el sentido de su existir.

En definitiva Viktor Frankl -que ha abandonado esta existencia terrena en unas fecha muy próximas a otros óbitos tan repletos de simbolismos y significados extensos y profundos1- ha dejado una huella importante como psiquiatra, como hombre heroico que supo imponerse a unos verdugos fanáticos en los campos de exterminio y como humanista que abrió un poco más la concepción de libertad y trascendencia del hombre.

 

1 Por esas fechas falleció la Madre Teresa de Calcuta.


Home Search Contact Home