Regresar a la Home
Google Scholar
 Nada de lo psicológico nos es ajeno
III Congreso Nacional de Psicología - Oviedo 2017
Universidad de Oviedo

 

Aviso Legal

ARTÍCULO SELECCIONADO

Psicothema

ISSN EDICIÓN EN PAPEL: 0214-9915

2006. Vol. 18, nº 2, pp. 232-237
Copyright © 2014


Imprimir Ver PDF    

  

UNA APROXIMACIÓN A LA VIDA DE JUAN HUARTE DE SAN JUAN: LOS PRIMEROS AÑOS DE PRÁCTICA PROFESIONAL (1560-1578)

 

JAVIER VIRUES ORTEGA, GUALBERTO BUELA-CASAL Y HELIODORO CARPINERO CAPELL

Universidad de Granada y Universidad Complutense de Madrid

Juan Huarte de San Juan es considerado un sólido antecedente de la evaluación psicológica. La creciente recuperación y análisis del Examen de Ingenios (1575-1594) observada en las últimas décadas no ha sido proporcional al desarrollo de estudios historiográficos sobre su obra y su vida. El único estudio biográfico extenso basado en investigación documental fue publicado por Iriarte (1938). En este trabajo discutimos aspectos relativos a su compleja identificación en la documentación antigua. A continuación presentamos nuevas evidencias documentales sobre su vida revisándolas a la luz de las aportaciones previas correspondientes al período acotado por el fin de sus estudios (1560) y el del nacimiento de su última hija (1578), primeros años de práctica profesional en los que Baeza fue el paradero principal de Juan Huarte.

Archival research on Juan Huarte-de-San-Juan: the first years of professional practice (1560-1578). Juan Huarte de San Juan is regarded as a major precursor of psychological assessment. The growing scholarship on his Examination of men’s wit (1575-1594) in the last decades has not been accompanied by historiographical studies on his work and life. The only complete biographic study based on archival research was published by Iriarte (1938). In this manuscript we discuss the particulars of the identification of this author in documentary sources. New evidences about his life are reported and reviewed along with the data already available. We focus on the period started by the ending of his doctorate (1560) and the birth of his last daughter (1578). Huarte spent most of these years in Baeza (Spain) as a physician.

 
Imprimir

Ver PDF

Fecha recepción: 28-2-05 • Fecha aceptación: 2-8-05
Correspondencia: Javier Virués Ortega
Instituto de Salud Carlos III
Centro Nacional de Epidemiología
28029 Madrid (Spain)
E-mail: virues@ugr.es

 

La obra de Juan Huarte de San Juan (1529-1588), Examen de Ingenios para las Ciencias (1575-1594/1989), ha sido considerada un sólido antecedente de la evaluación psicológica (Buela-Casal y Sierra, 1997, p. 5; Ibarrola, 1941; McReynolds, 1986; Moya-Santoyo y García-Vega, 1990), la selección profesional (Mallart, 1952), la psicología cognitiva (García-García, 2003), la neuropsicología (Borges-Guerra, García-Moreno, León del Río, 1999), la lingüística trasformativa (Virués, 2005), y la psicología de la inteligencia (Gondra, 1994), entre otras áreas. Mas allá de la fortuna de estas analogías, que ha sido puesta en entredicho en ocasiones (p. ej., Read, 1975), es indudable que la obra huartiana es portadora de una notable modernidad tanto en sus posicionamientos teóricos como prácticos. Nunca antes un autor había planteado de un modo tan pragmático y con claras notas sobre el método el problema de la selección. «[N]inguno [de los antiguos filósofos] ha dicho con distinción ni claridad qué naturaleza es la que hace al hombre hábil para una ciencia y para otra incapaz, ni cuántas diferencias de ingenio se hallan en la especie humana, ni qué artes y ciencias responden a cada uno en particular, ni con qué señales [cursivas añadidas] se había de conocer, que era lo que más importaba» (Huarte, 1575-1594/1989, p. 154).

Aunque en numerosas ocasiones se ha mencionado el insuficiente interés que la obra de Huarte ha despertado en la literatura (p. ej., Iriarte, 1938/1948, p. 11; Rumbaut, 1970, p. 285), su figura parece experimentar una recuperación a partir de publicaciones monográficas aparecidas en los últimos años (Virués, en preparación-a). Por ejemplo, una búsqueda con el término «Huarte» en el título en las bases de datos PsycInfo, Hisorical Abstracts, MedLine e ISOC-Ciencias sociales devuelve nueve resultados referidos a nuestro autor en el período 1975-1985; quince resultados en el período 1986-1995 y veintiséis entradas en el período 1996-2005. Es llamativa la diversidad de procedencia de estos documentos que pertenecen a revistas de medicina, psiquiatría, neurología, psicología, neuropsicología, ciencias empresariales, historia, filosofía, literatura, lingüística, humanidades y folklore, siendo ello indicador de la multitud de campos en los que su figura es reivindicada. Pese a la creciente recuperación del estudio de su obra, su biografía se encuentra descuidada.

La primera aproximación historiográfica a la vida de Huarte nos la ofrece B. J. Gallardo (1869, pp. 230-239), quien comisiona a su amigo el diputado Ramón Novoa «averiguación de la personalidad y circunstancias del Dr. Huarte». Gallardo trascribe una carta del Sr. Novoa fechada en 7 de septiembre de 1839 recogiendo varias tradiciones orales sobre Huarte, que evidencias posteriores han demostrado imprecisas, tales como la financiación de la impresión del Examen por Conde Garcés, y el ejercicio de la profesión en Granada. R. Sanz (1930, pp. VIII-XVI) aporta numerosas anotaciones y noticias documentales, ofreciendo un primer bosquejo biográfico. Es, sin embargo, Iriarte (1938/1948, pp. 17-62) quien ha realizado la investigación más amplia al respecto. Por último, Pérez-Ramírez (1994), Rus-Jiménez (1987) y Sanz-Serulla (1986) han realizado contribuciones fragmentarias de alcance.

A continuación presentamos una integración sistemática del relato biográfico de Juan Huarte de San Juan. En primer lugar discutimos con algún detalle las dificultades de identificación del personaje, consideración que ha de ser previa a cualquier pesquisa documental. El período de análisis preferente queda reducido a los años de estancia principal en Baeza, período que acotamos entre 1560, fin del periplo universitario de Huarte (Archivo Histórico Nacional [AHN], 1559) y 1578, año de nacimiento de su última hija (Iriarte, p. 413), sin por ello renunciar a introducir aspectos anteriores de su vida. El presente trabajo se apoya en la investigación historiográfica precedente y en documentación antigua inédita (Virués, en preparación-b). No discutiremos en detalle lo mucho ya esclarecido por trabajos anteriores, referimos al lector a tal literatura para una completa comprensión del contexto de este artículo.

El problema de la identificación: la polémica de los cuatro Huartes

La identificación de Juan Huarte es compleja. Una primera confusión se halla en el nombre que algunas ediciones y referencias atribuyen al autor del Examen, que ha oscilado desde el correcto Juan Huarte de San Juan (Baeza, 1575, 1594), de la edición original, a Juan de Dios Huarte (p. ej., Barcelona, 1917) y Juan Huarte Navarro (p. ej., Londres, 1594/1969). El primer caso es producto de la confusión entre Juan Huarte de San Juan y Juan Ciudad Duarte, posteriormente llamado San Juan de Dios (1495-1550), en autores no españoles tal como menciona Rumbaut (1970). La confusión parece haber sido introducida por P. Villanueva en su edición ampliada de la Histoire de la médicine de Rénouard (1846/1871, pp. 530-531). La aposición del gentilicio «navarro» es más natural, pues aparece siempre en sustitución del patronímico «San Juan», que era referencia a San Juan de Pie del Puerto, su localidad natal. En el propio Examen se le llama Juan Huarte navarro (Huarte, 1575-1594/1989, p. 138), y «doctor san juan navarro» en un traspaso suscrito al instalarse en Baeza (Archivo Histórico Municipal de Baeza [AHMB], 1566). No obstante, parece ser Chinchilla (1841-1846, p. 313) quien introduce esta corrupción en la literatura secundaria.

Ya dentro del ámbito documental, en un padrón de hidalguía de Baeza (Biblioteca de D. Natalio Rivas Sabater, 1549) aparece en dos ocasiones un Juan de San Juan. El primero dentro del apartado de los que tienen reconocida la hidalguía, mientras que el segundo lo encontramos entre los que «mostraron e presentaron ejecutorias de su hidalguía e de sus padres». Este Juan de San Juan «presentó una provisión de los señores alcaldes como tiene pagado del marco e la obra e pronunciado por hidalgo». Hay cierta probabilidad de ser este nuestro Huarte, que a la sazón contaría 19 años, pues de ser cierta la condición hidalga de Huarte (v. Iriarte, 1938/1948, p. 23), él, junto con su familia, habrían debido probar tal condición ante la Real Chancillería de Granada y presentar ejecutoria en el cabildo de Baeza como parece mostrar el documento antedicho. En un padrón posterior de la ciudad (AHMB, 1576-1583) hallamos referencia repetida a un Juan de San Juan «el Viejo» y un Juan de San Juan «el Mozo», padre e hijo. Para este período Huarte era ya doctor y es improbable que no se antepusiese el «doctor» al identificarlo, ningún otro documento hace mención a él como «el Mozo», por lo que estos individuos han de ser descartados tal como ya sugirió Iriarte (p. 19). Muy posteriormente se menciona a un Juan de San Juan en las actas de cabildo baezanas en la última década del siglo XVI, ya muerto Huarte, que no es tampoco nuestro autor (AHMB, 1593a, 1593b, 1593c).

Otro incidente de identificación lo hallamos entre Juan Huarte de San Juan y el doctor Juan de San Juan de Jaén, sobre el que existe abundante documentación (Archivo Histórico Provincial de Jaén [AHPJ], 1549, 1555, 1559) (nótese que ambos eran conocidos como «Dr. San Juan» por sus convecinos). Referencias todas previas a 1560, fecha por tanto algo temprana para tratarse de nuestro Huarte, que en aquellos años había de estar dedicado al estudio. Según el extenso trabajo de Coronas-Tejada (2003, pp. 209-216), la familia de este Dr. San Juan es de ascendiente judeoconverso y origen portugués. Fueron sometidos a un severo auto de fe en Córdoba el 18 de abril de 1574 después de la detención de muchos de ellos en Baeza, localidad a la que se traslada la familia hacia 1572, año en que el inquisidor Tamarón formuló graves acusaciones contra ellos. El Doctor muere hacia 1574, pues ya era difunto al celebrarse el juicio inquisitorial. Varios indicios ligan la familia del Dr. San Juan de Jaén con Juan Huarte: (1) Huarte alaba a los médicos judíos y a la estirpe de Israel en un extenso pasaje del capítulo XII (Huarte, 1575-1594/1989, pp. 504-510; véase también Dreyfus, 1947). Es incierta la atribución al topos de la bondad de los médicos judíos, pues el sentimiento antisemita en la España de la época era aún muy intenso (véase, por ejemplo, la obra Celo de Cristo contra los judíos de Pedro de la Caballería, o la Execración contra los judíos de Quevedo). (2) Huarte, al igual que el Dr. San Juan de Jaén y su familia, están implicados en una actividad económica adicional al margen de la práctica de la medicina como es la fabricación de paños (Coronas-Tajada, 2003, p. 210). Por parte de Huarte sabemos que tenía en uso un batán en Baeza y posteriormente otro en propiedad en Linares y tenía negocios con bataneros y con sederos, como el morisco Francisco de Mendoza (AHMB, 1566, 1587-1589; AHPJ, 1583, 1587, 1587-1588). (3) La similitud de las grafías de las firmas de los dos doctores San Juan es notable; ambas latinizadas y con características grafológicas muy parecidas (v. AHMB, 1566; AHPJ, 1559). Sea como fuere, no existen pruebas concluyentes sobre la relación entre ambas familias. Sí parece un hecho que, a partir de 1575, Huarte deja de firmar como Juan de San Juan o Dr. San Juan para hacerlo siempre como Juan Huarte de San Juan (v. AHMB, 1587-1589; AHPJ, 1587-1588 y carta de poder autógrafa en Iriarte, pp. 410-412). Es obvio que tenía razones para distinguirse de la malograda familia del Dr. San Juan.

Su primera firma segura en Baeza es de una obligación ante Jerónimo Garrido de 1566 (AHMB, 1566) donde se le llama Dr. San Juan navarro y firma como Ju° de Saint Ju°, aunque aparece mencionado primeramente en los libros de matrícula y de actas y grados de la Universidad de Alcalá como Juan de San Juan de Baeza (AHN, 1554-1558, Iriarte, p. 35).

Origen familiar y formación académica

La fecha de nacimiento de nuestro autor quedó si no cerrada, aproximada con notable precisión a través del análisis de las matrículas de la Universidad de Alcalá que de los cursos 1552 a 1558 se conservan (AHN, 1554-1558). En ellas se consigna su edad a partir de la cual puede concluirse su nacimiento en 1529 o principios de 1530. Iriarte presenta convincentes argumentos que identifican a nuestro Huarte con éste que estudiara en Alcalá (Iriarte, p. 20). En primer lugar aparece matriculado junto con Andrés Velázquez, autor del Libro de la Melancolía (1585), obra en la que Huarte es abundantemente citado como Doctor San Juan, apelativo restringido a los que personalmente le conocieron. Evidencia concluyente se halla en el texto presentado por Sanz-Serrulla (1986) que reza «el doctor Juan de Sanct Juan natural de Baeza diócesis de Jaén era graduado de doctor en medicina por la universidad de Alcalá de Henares» (p. 312).

Sobre su origen familiar es más lo que se puede especular que aseverar. Si bien es cierto que debió haber sido desplazado con su familia desde la villa de San Juan de Pie del Puerto, perteneciente aún entonces a Navarra y de donde afirma ser natural en su libro. San Juan de Pie del Puerto fue desguarnecida por Carlos V ante la dificultad de mantener una línea defensiva de ultrapuertos en 1530. Ello dificultó el desarrollo de la vida civil por la indefinición de la ciudadanía de sus pobladores e indujo a muchos a la emigración. En este contexto pudo la familia de Huarte de San Juan haber emigrado a Baeza, ciudad entonces de gran auge social y económico y que había experimentado un notable crecimiento demográfico durante el siglo XVI (Higueras-Quesada, 2000).

Es más que posible que Huarte ingresase en la Universidad de Baeza y adquiriese allí sus primeros conocimientos de gramática, artes, latín y teología, materias que a la sazón colmaban la programación docente de esta institución (García-Cordero, 1992). No obstante, pese a una posible mención en el padrón baezano (Biblioteca de D. Natalio Rivas Sabater, 1549), no hay noticia segura de Huarte hasta su ingreso en la Universidad de Alcalá en 1552. Felizmente, en el Archivo Histórico Nacional se conserva aún noticia de prácticamente todos los actos académicos relevantes en que Huarte como estudiante tomara parte: las probanzas de asistencia, necesarias para el grado de bachiller, la alfonsina, examen preceptivo para optar al título de licenciado, la votación del orden de licencias del título, el acto de vísperas del doctorado y, por fin, la colación del título de doctor que tuvo lugar el 31 de diciembre de 1559 (AHN, 1559). Entre los destacados profesores de medicina a cuyas lecciones sin duda acudió Huarte se encontraban Fernando de Mena, Francisco Vallés y Cristóbal de Vega. Este último parece que ejerció especial influencia en nuestro autor por su sutil pedagogía y su decidida defensa de una primera medicina experimental (p. ej., A Vega, 1564). El lector interesado en este período de la vida de Huarte hallará mayores detalles en Iriarte (pp. 17-45).

Primeros años de vida profesional

A comienzos de 1560, una vez terminados sus estudios de medicina, Huarte iría a buscar fortuna profesional en las proximidades de Alcalá, donde había vivido durante seis años. En 1575 da en Madrid carta de poder a su cuñado Diego de Velasco para la venta de unas casas que son de su propiedad en la villa conquense de Tarancón (Iriarte, p. 409). Ello hizo pensar que fue aquí donde inicialmente ejerciera la medicina y conociera a su mujer, Águeda. Ambos extremos quedan confirmados por Pérez-Ramírez (1994, p. 174), quien ha descubierto una carta de poder dada de 1566 por la que «el doctor Juan de San Juan médico de la villa de Tarancón» nombra al procurador Hernando Solano para que pueda reclamar de cualquier justicia las cantidades que se le adeudasen por su salario de médico (Archivo Histórico Provincial de Cuenca, 1566). La casa de Huarte estaba situada «a linde con casas de Roque de Cuellar», conocido ejecutor del concejo taranconense. Evidencia indirecta de los años de Tarancón la aporta Poves-Jiménez (2000), quien identifica en el Examen varias piezas del habla popular taranconense como a reo, dar la matraca, cosquear, colodro, mus, etc. (p. 13).

Sobre su esposa, doña Águeda de Velasco, está probado que pertenecía a una familia de arraigo taranconense que puede remontarse hasta el siglo XV, por lo que es falso que procediese de San Juan de Pie del Puerto como se ha dicho por error recogido en la nota biográfica de su hija Águeda de San Agustín (Convento de Santa Catalina de Baeza, 1644; Pérez-Ramírez, 1994, p. 176). La fecha aproximada de nacimiento de su primera hija en 1562 indica que el matrimonio debió celebrarse hacia 1560 o 1561. ¿Cuánto se prolongó la estancia de Huarte en Tarancón? El hecho de que otorgase poder para seguir sus causas a 26 de abril de 1566 es indicativo indudable de su próxima ausencia. En Baeza hemos encontrado un documento dado en 5 de junio de 1566 (AHMB, 1566) en el que le vemos traspasando el tercio de un batán. Ello nos da un margen de cinco semanas en las que sin duda aconteció la mudanza de vecindad de Huarte y su familia. Es significativo que en este protocolo de Baeza no se haga mención a su vecindad y se afirme en dos ocasiones su origen navarro, un tratamiento sin duda reservado a un forastero. Otro indicio a favor de esta tesis es la humildad de la gestión realizada; el traspaso del tercio de un batán, propia de los inicios de la actividad económica de un médico aun sin plaza titular y ya casado y con al menos dos hijos. Por todo ello, la tesis sugerida por Iriarte (pp. 46-49) de que el matrimonio entre Huarte y Águeda de Velasco tuvo lugar viviendo la joven pareja en Linares, siendo su regreso a Baeza casi inmediato a la obtención del grado de doctor, debe ser abandonada.

Curiosa es al menos la coincidencia de fechas con el relato, del que desconocemos evidencia documental, de Ramón Novoa que reproduce Gallardo (1869): «[p]or los años de 1566 hubo peste en Baeza. D. Juan Huarte, médico de Granada, ofreció al Rey cortarla: vino, y lo logró. El ayuntamiento de Baeza agradecido ponderó al rey sus servicios, y pide se le autorice para señalar sobre el pósito de Baeza 200 fanegas de trigo anualmente al Dr. Huarte para que permanezca en esta ciudad, pues la plaza de médico estaba ya provista» (p. 232). La tal Real Provisión, cuyo eco permaneció en Baeza por tradición oral más de doscientos años, es sin duda la que Sanz hallara y trascribiera y aún hoy se custodia en el Archivo de Baeza (AHMB, 1572). Sanz (1930) afirma que localizó esta licencia «en julio de 1914… tirada por el suelo con más de otros cien papeles, en el cuartito de los trastos viejos del Archivo, a los doce días de búsqueda en legajos» (p. XIV). El documento volvía a estar perdido cuando Iriarte visita Baeza años después (p. 49). En la cédula real se afirma que Huarte practica la medicina desde agosto de 1571 en Baeza, siendo ya entonces hombre «cual convenía» y de «muchas letras». Dado que la cédula es de febrero de 1572, la petición al Rey debió ser próxima a la citada fecha de agosto de 1571, en ella ya conocen y alaban sus habilidades, por lo que sin duda ejercía desde tiempo anterior allí la medicina sin tener plaza titular.

Sobre la posible estancia de Huarte en Granada entre los años 1560, en que terminan sus estudios, y 1566, en que se instala en Baeza, nada sabemos. De ejercer la medicina, muy probablemente hubiera sido médico en alguno de los hospitales granadinos, que en el período de interés eran el Hospital Real, la Casa Cuna, el Hospital de San Juan de Dios y el Hospital de San Lázaro (Enríquez y Marín, 2001, pp. 100-101). De la única institución que hallamos documentación del período relevante es del Hospital Real, en cuyo Libro de personal y Libro de actos (1535-1590) no encontramos rastro de ningún doctor San Juan. Tampoco es mencionado por Jiménez-Vela (1987) en su índice de libros de cabildo. Ello, junto con la evidencia aportada de su estancia en Tarancón, parece descartar definitivamente esta hipótesis.

Ya en Baeza, su relación con el concejo parece no haberse prolongado sobre el período de dos años previsto en la Real Provisión, toda vez que en el Auto de Pascua del Cabildo Catedralicio de Baeza, celebrado en diciembre de 1573, se le nombra médico por tiempo de un año, ¿había ya concluido su compromiso con el concejo? Según refleja el Libro de Autos de 1574 (Archivo Capitular de la Catedral de Baeza, 1573-1580) de la Catedral de Baeza, a fecha de 7 de mayo Huarte había ido a Madrid a gestionar las licencias de impresión de su libro, que no serían efectivas hasta el 25 de abril y 15 de agosto de 1575, para los Consejos de Castilla y Aragón, respectivamente (Huarte, 1575-1594/1989, pp. 136-141). El hecho de que las licencias estén dirigidas directamente a Huarte y no a persona alguna apoderada a tal efecto da solidez a lo afirmado en el Libro de Autos. Esta ausencia es impropia de su compromiso con la Catedral, al que dedicó escasa adherencia quizá por bajo sueldo: 32 ducados anuales más pago en especia (compárense con los 200 ducados anuales más pago en especia del concejo).

El vínculo con la Catedral no se prolongó en el tiempo, la marcha a Madrid fue «sin licencia», lo que motiva el inicio de diligencias para su «despedición», que se hace efectiva el día de San Juan de 1574, después de mediar una infructuosa apelación al Vicario. Su vida laboral hubo de ser azarosa en los meses siguientes, aunque es un hecho que mantuvo clientes incluso entre los canónigos de la Catedral como el señor Gabriel de Piédrola. Baste añadir que por nada se tiene probado que ejerciera posteriormente en el Hospital de la Concepción de Baeza o que habitara en la calle Poblaciones, como se ha sugerido (Almonacid, Pérez y Valverde, 1999, pp. 197-198).

A inicios del mes de diciembre de 1575 acepta un encuentro en Madrid con un emisario del concejo de Sigüenza (Guadalajara), ciudad que le ofreció trabajo de médico titular, así como la cátedra de medicina de su pequeña Universidad (Archivo del Ayuntamiento de Sigüenza [AAS], 1567-1581). ¿Cómo pudo sonar el nombre de Huarte en el requerimiento del concejo seguntino si no hubiese certidumbre de su disponibilidad para aceptar empleo tal vez dada a conocer por el mismo Huarte? En los documentos que se guardan en Sigüenza se afirma que Huarte era vecino de Baeza y «acordóse que se haga mensajero a Baeça a el doctor San Juan médico para si quiere venir a esta ciudad».

Entre los años 1574 y 1576 Huarte estuvo en Baeza sólo de forma intermitente, una conducta extraña a un supuesto compromiso con el concejo baezano que era posiblemente terminado para tales fechas. La relación con el concejo baezano debió ser insatisfactoria por la irregularidad del pago, como cabía esperar de la dependencia de su salario de las sobras del encabezamiento (AHMB, 1572). Es un hecho que el concejo dejó impagados varios salarios a Huarte de San Juan. Motivo éste por el que, poco después de fallecido Huarte, inician sus herederos un proceso ante la Real Chancillería de Granada que se prolongaría durante al menos cinco años. Existe constancia de la recepción en el concejo en 1594 de una Real Provisión Ejecutoria procedente de la Chancillería obligando al concejo a pagar 400 reales en concepto de costas legales a los herederos de Huarte, indicativo indudable de que el proceso falló a favor de éstos (AHMB, 1589a, 1594). Un poder notarial hallado por Iriarte dado a sus hijos Rui López, Día Sánchez y Luis por el que se nombra procurador ad litem para seguir las causas de su padre (AHMB, 1589b) cobra nuevo significado a la luz de estos hechos.

De la estancia de Huarte en Sigüenza añadamos que fue breve e intermitente. El cabildo dejó constancia de una primera infracción por ausencia de su puesto sin permiso el 21 de enero de 1576. Los incidentes debieron repetirse ya que el concejo, en sesión de 28 de septiembre, da el contrato por nulo tras un relato de incidentes por dejación del servicio increpándolo por no devolver la cantidad que se le dio para permitir el traslado de «casa y familia», que no llegó a realizar (AAS, 1567-1581). Las razones de desencuentro pudieron haber sido varias. Nuevamente, el bajo sueldo; en torno a 242 ducados por tres años, frente a 200 anuales en Baeza más pago en especia (AHMB, 1572). El propio Huarte, en su primera carta al concejo, pide a la ciudad que «bean acreciéndole el salario» (AAS, 1567-1581). Su estancia en la Universidad de Sigüenza fue igualmente breve, no llegó a dar clase por falta de alumnos. Recibió la cátedra el 16 de enero de 1576 y se acusa su presencia en algunos actos (AHN, 1576a). Mediado el mes de noviembre se reúne la capilla del Colegio-Universidad dictaminando que el «doctor Juan de sant Juan… era ido desta ciudad con su casa y para no volver más como era público en la ciudad» (AHN, 1576b). El distanciamiento de su numerosa familia y particularmente el estado de su esposa Águeda, probablemente embarazada de su hija Antonia por esas fechas (nacida entre 1568-1576; v. Iriarte, pp. 409-414), pudieron ser motivos adicionales de sus ausencias y dificultad añadida a la mudanza. Es un hecho que éste, su segundo viaje a Madrid tras doctorarse, no fue sólo para encontrarse con los de Sigüenza, sino para gestionar la venta de su casa de Tarancón y recoger las licencias de impresión concedidas al Examen.

Conclusiones

Analizando las evidencias presentadas podemos concluir que alcanzado el grado de doctor en Alcalá al término de 1559, Huarte se instala en la pequeña villa conquense de Tarancón, de tan solo 700 habitantes por aquellos días (Pérez-Ramírez, 1994, p. 433). Allí adquiere casa en propiedad y permanece seis años, en los que se casará con doña Águeda y verá nacer a sus hijos Águeda y Luis. Hacia mayo de 1566 marchan de vuelta a Baeza para instalarse en la colación de San Salvador (AHMB, 1587-1589). Allí, Huarte ejercería su profesión aunque no con exclusividad, dedicándose como medio económico adicional al enfurtido de paños a modesta escala. La situación parece mejorar cuando al fin el concejo le ofrece la plaza de titular en agosto de 1571. Finalizado el contrato, tal vez prematuramente por impago, Huarte es nombrado médico por el Cabildo catedralicio a finales de 1573. Seis meses después será despedido por marchar sin permiso a Madrid a solicitar las licencias de impresión del Examen. Concluidos sus compromisos profesionales en Baeza, y tal vez con escasas posibilidades de renovarlos, marcha nuevamente a Madrid, donde obtiene las licencias (25 de abril de 1574, 15 de agosto de 1574; Huarte, pp. 134-137), trata de vender su casa de Tarancón (19 de diciembre de 1574; v. Iriarte, p. 409), y prueba un posible trabajo en Sigüenza (a partir del 8 de diciembre de 1574) que finalmente no resultó de su conveniencia, marchando de esta localidad en fechas próximas a septiembre de 1576. De vuelta en Baeza, Huarte traslada su residencia principal a Linares, aunque sigue manteniendo casa y negocios en Baeza y de allí será su vecindad oficial hasta su muerte.

Agradecimientos

Han contribuido significativamente a este trabajo por orden alfabético: D. José Biedma López, Dr. Luis Coronas Tejada, Sor Espíritu Santo Hurtado Mendoza, Karen C. Kloezeman, MS, D. Ramón López Brozas, D. José Melgares Raya, Dª Margarita Ramírez Santapau, D. Natalio Rivas Sabater, Dª Juana María Robles Cruz y Dr. Ángel Rodríguez González. Especial mención merece la Dra. Amparo Moreno Trujillo por la aportación de sus inestimables conocimientos en paleografía.


A Vega, C. (1564). Liber de arte medendi. fº. Lugduni. Lugdvni: Gulielmum Rovillium.

Almonacid, J., Pérez, J.A. y Valverde, J.L. (1999). El Hospital de la Concepción de Baeza y sus servicios farmacéuticos. Granada: Universidad de Granada.

Archivo Capitular de la Catedral de Baeza (1573-1580). Libro de autos capitulares de la iglesia y muy reverendos Señores personas y canónicos de la Santa Iglesia de Jaén residentes en Baeza. Baeza, Sign. 1/4/2.

Archivo del Ayuntamiento de Sigüenza (1567-1581). Libro de Actas. Fol. 177r, 181v-183v, 194v (transcripción parcial en Sanz-Serrulla, 1986).

Archivo del convento de Santa Catalina de Baeza (1644). Nota biográfica de Águeda, hija del Dr. Huarte. Fol. 32-33 (orig. desaparecido, trascripción en Iriarte, 1938/1948, p. 414).

Archivo Histórico Municipal de Baeza (1566). Protocolos de Gerónimo Garrido, el Doctor San Juan, navarro, traspasa el tercio de un batán por tiempo de dos años. Baeza, Leg. 3/1/4, fol. 477v, 5 de junio de 1566 (transcripción en Virués, en preparación-b).

Archivo Histórico Municipal de Baeza (1572). Real Provisión que autoriza el nombramiento del Dr. San Juan como médico en Baeza. Madrid, Sign. 1/5/22, deslegajado, 16 de febrero de 1572 (trascripción en Sanz, p. XLIV).

Archivo Histórico Municipal de Baeza (1576-1583). Padrón de la ciudad de Baeza. Baeza, Sign. 2/4/8, fol. 304r, 307v, 324r, 328v, 347r.

Archivo Histórico Municipal de Baeza (1589a). Protocolo de Francisco de Segura sobre petición de un procurador para los hijos del doctor Huarte. Baeza, años 1587-1589, fol. 810v, 18 de febrero de 1589 (orig. desaparecido, transcripción en Iriarte 1938/1948, p. 413).

Archivo Histórico Municipal de Baeza (1589b). Acta de cabildo sobre los herederos del doctor San Juan. Baeza, Sign. 3/1/5, 20 de octubre de 1589 (transcripción en Virués, en preparación-b).

Archivo Histórico Municipal de Baeza (1593a). Acta de cabildo sobre la salida de la cárcel de Juan de San Juan. Baeza, Sign. 2/1/6, 5 de mayo de 1593.

Archivo Histórico Municipal de Baeza (1593b). Actas del cabildo sobre la vuelta a la cárcel de Juan de San Juan. Baeza, Sign. 2/1/6, 9 de junio de 1593.

Archivo Histórico Municipal de Baeza (1593c). Actas del cabildo sobre negocio de Juan de San Juan. Baeza, Sign. 2/1/6, 28 de junio de 1593.

Archivo Histórico Municipal de Baeza (1594). Acta de cabildo sobre ejecutoria traída por los herederos del Dr. San Juan. Baeza, Sign. 3/1/6, fol. 339v, 26 de enero de 1594 (transcripción en Virués, en preparación-b).

Archivo Histórico Nacional (1554-1558). Libro de matrículas de la Universidad de Alcalá 1554-1558. Alcalá de Henares, Secc. Universidad, Sign. 432-f, pp. 55, 125.

Archivo Histórico Nacional (1559). Libro de Actos y Grados de la Universidad de Alcalá, años 1554-1562. Alcalá de Henares, Secc. Universidades, Sign. 398-f, fol. 280 v, 31 de diciembre de 1559.

Archivo Histórico Nacional (1576a). Secc. Universidad. Libro 1256, fol. 25v, 28r (transcripción parcial en Sanz-Serulla, 1986).

Archivo Histórico Nacional (1576b). Secc. Universidad. Libro 1249, fol. 28 (transcripción parcial en Sanz-Serulla, 1986).

Archivo Histórico Provincial de Cuenca (1566). Protocolos de Juan de la Fuente, Juan de San Juan médico de la villa de Tarancón nombra al procurador Hernando Solano para el cobro de sus deudas. Tarancón, Leg. 3.139, Secc. protocolos, 29 de abril de 1566 (trascripción parcial en Pérez-Ramírez, 1994, p. 174).

Archivo Histórico Provincial de Jaén (1549). Protocolos de Francisco Salido, deuda por compra de aceite suscrita por el Doctor San Juan. Jaén, vol. 743, 20 de mayo de 1549.

Archivo Histórico Provincial de Jaén (1555). Protocolos de Antonio Poblete de Villarreal, obligación sobre la compra de un caballo suscrita por el Dr. Juan de San Juan. Jaén, vol. 398, fol. 10r-10v, 9 de enero de 1555.

Archivo Histórico Provincial de Jaén (1559). Protocolo de Rodrigo Palomino, el médico Juan de San Juan compra 10 varas de paño a Pedro Hernández Albín, vecino de Baeza. Jaén, vol. 384, fol. 229r-229v, 1 de abril de 1559.

Archivo Histórico Provincial de Jaén (1583). Jaén, vol. 812, fol. 193v, 23 de febrero de 1583.

Archivo Histórico Provincial de Jaén (1587). Jaén, vol. 800, fol. 81r, 11 de febrero de 1587.

Archivo Histórico Provincial de Jaén (1587-1588). Protocolos de Alonso de Jódar. Linares, Leg. 15364, fol. 49v-52r.

Archivo Histórico Provincial de Jaén (1587-1589). Testamento del doctor Juan Huarte de San Juan. Baeza, Protocolo de Francisco de Segura, fol. 748v-752r (orig. desaparecido, trascripción en Iriarte, 1938/1948, pp. 410-412).

Biblioteca de D. Natalio Rivas Sabater (Palacio Vela de los Cobos, Úbeda). Copia del padrón de hidalguía que para refracción hizo en Baeza Hernando de Heredia. Baeza, Mss. n° 5, sin signatura topográfica, fol. 10r , 16r, 14 de mayo de 1549.

Borges-Guerra, M., García-Moreno, P. y León del Río, R. (1999). La neuropsicología del renacimiento: Examen de Ingenios para las Ciencias de Huarte de San Juan. Revista Española de Neuropsicología, 1, 67-94.

Buela-Casal, G. y Sierra, J.C. (eds.) (1997). Manual de evaluación psicológica: fundamentos, técnicas y aplicaciones (1ª ed). Madrid: Siglo XXI.

Chinchilla, A. (1841-1846). Anales históricos de la medicina en general y biográfico-bibliográficos de la española en particular (T. 1). Valencia: Imp. López.

Coronas-Tejada, L. (2003). Judíos y judeoconversos en el reino de Jaén. Jaén: Universidad de Jaén.

Dreyfus, C. (1947). Huarte Navarro (Juan de Dios), of the sixteenth century: a friend of Jewish physicians. Journal of the Mount Sinai Hospital, 14, 764-769.

Enríquez, P. y Marín, R. (2001). Guía de archivos históricos de la ciudad de Granada. Granada: Ficciones.

Gallardo, B.J. (1868). Ensayo de una biblioteca española de libros raros y curiosos (t. IV, pp. 230-237) (eds. M.R. Zarco y J. Sancho Rayón). Madrid: Imprenta de M. Rivadeneyra.

García-García, E. (2003). Huarte de San Juan. Un adelantado a la teoría modular de la mente. Revista de Historia de la Psicología, 24, 9-25.

García-Cordero, J.C. (1992). La Universidad de Baeza entre los siglos XVI y XVII. Códice, 7, 39-52.

Gondra, J.M. (1994). Juan Huarte de San Juan y las diferencias de inteligencia. Anuario de Psicología, 60, 13-34.

Higueras-Quesada, M.D. (2000). Estudio sobre la evolución de la población de Baeza, 1550-1750. Boletín del Instituto de Estudios Giennenses, 176, 141-193.

Huarte, J. (1989). Examen de ingenios para las ciencias (ed. Guillermo Serés). Madrid: Cátedra (orig. 1575-1594).

Ibarrola, R. (1941). Um precursor da psicotecna: Huarte de San Juan. Boletim do Instituto de Orientacao Professional, 2, 103-120.

Iriarte, M. de (1948). El Doctor Huarte de San Juan y su Examen de Ingenios. Contribución a la historia de la psicología diferencial. Madrid: CSIC (orig. 1938).

Jiménez-Vela, R. (1987). Índice de libros de cabildo del Archivo Municipal de Granada (1518-1566). Granada: Universidad de Granada.

McReynolds, P. (1986). History of assessment in clinical and educational settings. En R.O. Nelson y S.C. Hayes (eds.): Conceptual foundations of behavioral assessment (pp. 42-80). Nueva York: Guilford.

Moya-Santoyo, J. y García-Vega, L. (1990). Juan Huarte de San Juan: padre de la psicología diferencial. Revista de Historia de la Psicología, 11 (1-2), 123-144.

Mallart, J. (1952). Huarte y las modernas corrientes de ordenación profesional y social. Estudios de Historia Social de España (tomo II, pp. 113-151). Madrid: Instituto Balmes de Sociología.

Pérez-Ramírez, D. (1994). Tarancón en la historia: desde la romanización hasta el final del Antiguo Régimen (t. I). Madrid: Antona.

Poves-Jiménez (2000). Aportaciones de Cuenca a la historia de la educación. Tarancón, Cuenca: Imp. Antona.

Read, M.K. (1975). Una revalorización del concepto de creatividad de Huarte de San Juan. Revista Española de Lingüística, 5, 423-432.

Rénouard, P.V. (1846). Historia de la medicina desde su origen hasta el siglo XIX (ed. y trad. P. Villanueva). Salamanca: Imp. de Sebastián Cerezo (orig. 1846).

Rumbaut R.D. (1970). The case of the two «Huartes,» a historical confusion. Bulletin of the Menninger Clinic, 34, 284-91.

Rus-Jiménez, L. (1987). Huarte de San Juan y sus relaciones con la Catedral de Baeza. La Opinión de Baeza (1), 11.

Sanz, R. (1930). Prólogos, sumarios y preparación. En J. Huarte de San Juan: Examen de ingenios para las ciencias (pp. VIII-XVI). Madrid: Imp. La Rafa.

Sanz-Serulla, F.J. (1986). El doctor Huarte de San Juan, médico y catedrático en Sigüenza. Anales Seguntinos, 1, 309-313.

Velázquez, A. (1585). Libro de la Melancholia. Arcos de la Frontera: Hernando Díaz imp.

Virués, J. (2005). Juan Huarte de San Juan in Cartesian and modern psycholinguistics: an encounter with Noam Chomsky. Psicothema, 17, 436-440.

Virués, J. (en preparación-a). Análisis bibliométrico de publicaciones sobre Juan Huarte de San Juan durante los siglos XIX y XX.

Virués, J. (en preparación-b). Inventario documental relativo a Juan Huarte de San Juan.

Virués, J., Buela-Casal, G. y Carpintero, H. (in press). Archival research on Juan Huarte de San Juan: the first years of professional practice (1560-1578). Psicothema, 18 (2), 232-237.

Regresar a la Home Buscar en la página Contacta con nosotros Regresar a la Home